Catequesis para Adultos

29 10 2014

Dibujo

Todo empieza con un anuncio maravilloso: ¡Dios te ama profundamente! Y ha dado su vida por ti para que tu puedas ser libre del miedo a la muerte y al sufrimiento, pues Él los ha vencido. Este es el mensaje que los Católicos anunciamos, y que se cumple hoy y siempre en nosotros: El amor de Dios actúa a nuestro favor en nuestra vida concreta, y afortunadamente nosotros tenemos experiencia de ello. Por lo demás, sabemos que en todas las cosas interviene Dios para el bien de los que lo aman; de aquellos que han sido llamados según su designio (Romanos 8, 28). Así pues, un Cristiano vive feliz, porque sabe que Dios, que todo lo puede, es su Padre y lo ama. ¡Hemos heredado una bendición! Por eso vivimos anunciando este amor de Dios a todos los hombres.

Efectivamente, Dios no es alguien que está sentado en el cielo mirando sin hacer nada, sino que mediante su designio divino ha intervenido en la historia del hombre que culminará en la Persona y la misión del Verbo encarnado, Jesucristo (Catecismo 53). Así pues, primero escogió al pueblo de Israel y obró maravillas con ellos, y luego nos envió a Jesús, el cual, siendo de condición divina, no codició el ser igual a Dios, sino que se despojó de sí mismo tomando condición de esclavo. Asumiendo semejanza humana y apareciendo en su porte como hombre, se rebajó a si mismo, haciéndose obediente hasta la muerte y una muerte de cruz (Filipenses 2, 6-8).

¿No lo comprendes? Imagina que eres un condenado a muerte porque has matado a alguien, y estás esperando en el corredor de la muerte los dos días que quedan para la ejecución de tu sentencia. Y de repente entra un juez y te da una buena noticia: ¡Estás libre! Alguien se ha ofrecido a pagar tu pena por ti, y va a morir en tu lugar, por el simple hecho de que te quiere pese a lo que has hecho. ¿Te imaginas como se sentirá ese hombre? ¡Pues exactamente eso es lo que Cristo ha hecho por ti! A ti te ha amado Dios, incluso cuando eras culpable. Y por ti ha entregado su vida para que tu puedas vivir. ¡Que gran noticia es esta! Pues no hay nada más grande que alguien pueda darte que a si mismo, y eso ha hecho Dios por ti.

Además, Dios mismo ha pasado por el sufrimiento… ¡Por tu sufrimiento! Despreciado, marginado, hombre doliente y enfermizo, como de taparse el rostro por no verle, Despreciable, un Don Nadie. Fue oprimido, y él se humilló y no abrió la boca. Como cordero al degüello era llevado, y como oveja que ante los que la trasquilan está muda, tampoco él abrió la boca (Isaías 53, 3.7). ¡Y esto lo hizo por amor a ti! Dios conoce de primera mano tus sufrimientos, y muchos más, y por eso puede compadecerse de ti. Él sabe por lo que estás pasando, porque Él mismo ha pasado por ahí. Sin embargo, esto habría sido simple solidaridad contigo si la cosa se hubiese quedado ahí. Pero no, Cristo resucitó, y nos ha dado a todos la esperanza de la Vida Eterna y del perdón. ¡El nos perdona de todos nuestros errores si nos arrepentimos, y nos da la esperanza de Vivir para siempre!

¿Te interesa? ¿Quieres pruebas? ¿Quieres saber más? Acude a las Catequesis para Adultos en Alcoy. Martes y Jueves a las 8.15 en el Salón de Actos de primaria del Colegio San Roque hasta final de Noviembre. Comparte esto con tus amigos para que también ellos reciban este anuncio tan maravilloso, que ya ha cambiado la vida a miles de personas.

Anuncios

Acciones

Información

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: